Centros infantiles acogen a 1.800 niños de familias de escasos recursos de El Alto

0
224

PRENSA GAMEA | Mié 07.09.22

Ángel Fabricio, de tres años de edad, asiste al Centro Infantil “Campanitas”, es uno de los 1.800 beneficiarios de familias de escasos recursos y en situación de vulnerabilidad de El Alto. El servicio de la Alcaldía es parte del programa de Desarrollo Infantil ‘Pan Manitos’.

‘Pan Manitos’ tiene la misión de brindar la atención integral a niñas y niños de primera infancia, entre los seis meses a cuatro años de edad, y excepcionalmente hasta cinco años; todos ellos provenientes de familias en situación de desventaja económica o riesgo social del municipio alteño, según datos de la Alcaldía de El Alto.

“Realmente es de mucha ayuda para nosotras (el centro infantil), porque como yo trabajo; (su hijo) ingresa a las 08.00 y a las 15.30 ya lo recojo. Más bien y gracias a Dios, mi hijito se ha acoplado bien, se alimenta bien y ha aprendido muchas cosas”, contó Juana Choque, madre de Ángel Fabricio. Es comerciante y vive en la zona Paraíso del Distrito 3 de El Alto.

Actualmente hay 45 centros infantiles que acogen a 1.800 niños de los 14 distritos municipales. Cuando tenía un año, Ángel Fabricio aprendió a gatear y caminar; a sus dos años, a manipular objetos y diferenciar el lado izquierdo de la derecha; a sus tres años ya hace trabajos de pintura, reconoce colores, figuras geométricas y explora actividades sociales y culturales.

“Las educadoras son buenas, en los centros realmente aprenden; como a mi hijo al año le toca el pre-kínder, entonces le ayuda bastante”, dijo Choque. Los centros infantiles funcionan hasta diciembre.

La directora de Niñez, Género y Atención Social, Elsa Choque aseguró que los centros infantiles son el brazo social de la Alcaldía y están destinados, principalmente, para familias en situación de desventaja económica o riesgo social, también para madres adolescentes y padres solteros.

“Acordamos alianzas estratégicas y trabajamos actualmente con Aldeas Infantiles SOS, con equipamiento, capacitación al personal de los centros, desde el equipo multidisciplinario hasta los educadores; Unicef Bolivia de igual manera (ayuda) con primera infancia, y de la mano con las juntas vecinales de los 14 distritos”, sostuvo la servidora pública.

Los infantes se alimentan acorde a sus características físicas y condiciones de salud. El alimento seco proporciona el Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges) por un convenio con la Alcaldía alteña, las provisiones frescas se adquieren con presupuesto de un pago mínimo mensual que hacen los padres de familia.

Por la pandemia de Covid-19, los centros infantiles funcionan en 50% de su capacidad.

“Los pequeños también hacen su aseo personal, pero siempre con la supervisión”, explicó la educadora del Centro Infantil ‘Atipiris’ del Distrito 8 de El Alto, Gloria Calderón. En estos espacios trabajan profesionales en Parvularia y en Ciencias de la Educación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí